jueves, 26 de marzo de 2020

Roques de Garcia

La verdad es que cada vez que visito esta isla más me gusta. En esta ocasión os traigo una foto distinta de los Roques de Garcia.
Desde mi visita por primera vez a la isla y en las tres ocasiones que subí al Parque Nacional de las Cañadas del Teide en la noche, es uno de los encuadres que había visto y no pude realizar hasta esta vez.

Nunca pensé que esta zona fuera un cine al aire libre de multitud de personas con el mismo hobby que el mio, "¡Qué iluso de mi!".
Si no era por uno era por otro, el tiempo pasaba y la foto no la podía realizar. Es complicado en la noche cuando tienes que usar una iluminación y al realizar una foto puedes molestar a otros usuarios que a su vez estaban antes, metiéndoles luz en su encuadre.
Así pues...tocó esperar, como en las visitas anteriores, pero esta vez, no me marcharía sin hacerla.

El momento llegó y tuve una compañía de una buena amiga, Bea, que esa semana estuvimos con toda su familia pasando las vacaciones juntos.

Mientras yo me colocaba en el encuadre, iluminaba y disparaba de la mejor forma para captar esa formaciones rocosas y hacerme un contra en el primer plano, Bea visualizaba el display de la cámara dando su opinión también.

Al final este fue el resultado. Espero que os guste.


Datos exif.

14mm focal.
15" de exposición.
f 2.8.
iso 6400.

jueves, 12 de marzo de 2020

Minas de San José

Subiendo desde la Orotava dirección a las Cañadas del Teide, es la primer zona que te encuentras bastante llana y con unos contrastes de colores espectaculares.
Grandes llanuras con un suelo como si de arena se tratara que a la vez llamaba la atención su claridad con las pocas rocas negras volcánicas que yacen de ella. En verdad es piedra pómez, pero muy erosionada y diminuta.

Esta fue una parada obligada con mi familia y la otra de amigos en la que veía que podía ver algún encuadre.
Recorriendo la zona de día aún, vi una localización la cual apunté más o menos en mi cabeza, para una vez entrada la noche realizar una toma con la vía Láctea en la composición, ya que según por la orientación esa noche estaría en el encuadre.

Cuando regresamos en esa noche oscura y sin luna que había, me dí cuenta de que el aparcamiento estaba a rebosar de coches, "mala señal" todas esas personas estaban allí a lo mismo que yo ¡Qué barbaridad!.
Desde el aparcamiento se podían oír voces y linternas parpadeando en la oscura y silenciosa noche.
Me puse en marcha solo de nuevo a la localización, mientras el resto de la cuadrilla esperaba en el coche. Cual fue mi sorpresa al llegar, había una pareja de turcos haciendo un timelapse justo allí.
Pude comunicarme lo justo con ellos sin apenas entenderme lo que yo les quería transmitir "por más gestos que hice, no hubo manera, ¡joderrr! jajajaja" pero se me ocurrió volver y que mi amigo Luis (prodigio hablando ingles) les transmitiera lo que yo quería, tan simple como realizar una simple foto encaramado encima de una roca y la vía láctea detrás, ya había perdido mucho tiempo y la misma se me iba del encuadre si no fuera rápido, no serían más de 15 min.

¡Pues dicho y hecho!.....cuatro palabruchas bien encadenadas por parte de Luis surgieron efecto y esos generosos extranjeros retiraron sus trípodes en cero coma tres segundos. ¡Qué fenómeno mi colega!

Rapidamente coloqué mi trípode y encuadre con la composición que había visto. La vía láctea ya estaba casi fuera, pero todavía estaba a tiempo. Puse los parámetros, me encaramé en la roca que quería y con una pequeña linterna haría un pequeño haz de luz.
No tarde más de cinco minutos en realizar la toma, con las mismas recogimos y dándoles las gracias "hasta ahí llegaba yo" jajajaja, nos fuimos hacia el coche.

Desde aquí quiero agradecer a mi amigo Luis por todo lo que hizo para que esta foto fuera posible, lástima de la gran calima que había en toda la isla.

Este fue el resultado, espero os guste.




Datos exif. 

14mm de focal. 
f 2.8. 
15" de exposición. 
iso 12800.

jueves, 27 de febrero de 2020

Montaña Samara

Aquel día en compañía de Javier y Oris lo vi claro en cuanto llegamos a lo alto de la montaña Samara.
Era un encuadre que me fascinó después de mi bajada. Eramos tres personas y mi cabeza empezaba a dar vueltas a ver de que manera se podía sacar el máximo partido a ese encuadre.
En mi composición iba a estar situado una persona en lo alto, escalando la escena y dando un toque a la toma. El pino quedaría a la izquierda a contraluz del cielo para aún darle más fuerza a la toma y compensar ese tercio.
Otro se quedaría en cámara, disparando con los parámetros que previamente había colocado para captar el máximo de estrellas y que me diera tiempo a iluminar todo el camino de subida para marcar aún más la escena y darle profundidad hasta el sujeto.

No hubo ningún contratiempo, ya que cada uno sabía lo que tenía que hacer en cada momento.
Risas no faltaron y la toma quedó para mi gusto genial a pesar de la calima del lugar que le daba su toque en cuanto a contraste de temperaturas con el cielo azul. La experiencia fue muy grata y amena, las horas pasaron volando y tocaba regresar a casa.

Desde el aparcamiento nos despedimos hasta un regreso o ¡Quién sabe!. la salida fue magistral con estos dos fenómenos. MUCHAS GRACIAS.

Al final este fue el resultado, espero que os guste.


Datos exif.

 14mm de focal.
f 5.6.
48" de exposición
iso 640.

jueves, 13 de febrero de 2020

Carretera al Teide

Otro nuevo lugar para la lista en mis fotos realizadas en el Parque Nacional de las Cañadas del Teide gracias a mis dos amigos Javier  y Oris que me llevaron a esta localización dentro de la Montaña Samara.

Cuando dejamos el coche, nos dispusimos a hacer el recorrido con todo el equipo andando unos 25 minutos hasta el mismo alto.
Las vistas eran impresionantes y después de visualizar todo el entorno, nos dispusimos a realizar varios encuadres durante más de tres horas. Uno de ellos es el que os traigo aquí.

La idea era coger la carretera Tf-38 que sube a las Cañadas del Teide desde la parte sur de la isla con unas trazas de las luces de los coches y en el cielo según la planificación, la vía láctea.
Todo fue posible, menos la vía láctea.
La calima que había en toda la isla era brutal, no dejaba ver apenas cielo. Una franja de tonalidades cálidas debido a la contaminación lumínica, como si de niebla densa se tratara.

Después de pasar unas horas en buena compañía, este fue el resultado de la primer foto de esta zona.




Datos exif.

50mm de focal.
f.4.5.
145" de exposición.
iso 500

jueves, 30 de enero de 2020

Tajinaste

Ya se que os diréis ¡Qué barbaridad de Tajinaste, jajajaja!. Pues si, no tiene nada de especial coger un arbusto autóctono de esta isla sin su flor roja mas preciada, que la hace realmente maravillosa en este entorno con tonalidades oscuras.
Yo en cambio, no lo he conseguido en las cuatro ocasiones que he visitado la isla de Tenerife. En esas ocasiones la floración ya había acabado. Suele ser entre mediados de mayo y avanzado mes de junio.

En esta última ocasión de mi visita en la isla, pude contemplarlos sin su flor, pero tampoco desmerecía ninguna foto para tenerle de recuerdo.

La visita fue con dos amigos lugareños de la isla, Javier y Oris, dos entusiastas de la fotografía como lo soy yo.
El día no fue bueno en cuanto a lo fotográfico, la calima era muy notable en la atmósfera de la isla, pero lo mejor fue la compañía de estos dos fenómenos con los que pasé una velada estupenda.

Si os fijáis en la toma, se ve mucha calima de medio cielo hacia el horizonte con un color anaranjado debido a la proyección de la contaminación lumínica  sobre ella, donde no deja ver en su esplendor la vía láctea.

Este fue el resultado.

   
Datos exif.

14 mm focal.
f 2.8.
20"exposición
iso 6400

jueves, 16 de enero de 2020

Embalse de Barrios de Luna

Estas fotos fueron tomadas a finales del verano del 2017. Una gran sequía asolaba los embalses y pantanos españoles, sobre todo la zona de Castilla y León.

Este embalse, situado en el norte de León y lindando con la provincia de Asturias, se llama  Barrios de Luna, nombre por el que el río llena todo su perímetro.

Ese verano, ya más metido al otoño, fue el año en el que más bajo a estado desde que se recuerda, con un 7 por ciento de su capacidad.
En una de las fotos se puede contemplar el viaducto de la Autovía de la Plata, como cruza una gran zona y debajo un pequeño torrente de agua que es ni más ni menos, el río Luna. También se puede contemplar las marcas de cuando está a su max nivel.

El escenario era impresionante y triste a la vez. Esa noche estuve realizando fotos con mi amigo Josemi y este fue el resultado.










miércoles, 31 de octubre de 2018

Los Barruecos

De nuestro regreso de vacaciones del Algarve portugués, quedaba aún una parada en nuestra ruta.

En la provincia de Cáceres, muy cerca de la capital, en un pueblo llamado Malpartida de Cáceres, ese fue nuestro último destino antes del regreso a casa, donde pasamos dos días.

Malpartida de Cáceres es un pueblo con un encanto especial. Un año atrás se convirtió en un lugar bastante visitado gracias al rodaje de una serie muy vista, "Juego de Tronos".
Para ser más exactos, el rodaje se realizó en el "Monumento natural de los Barruecos". Un estuario formado por lagunas naturales que alberga mucha flora y fauna.  También es importante por qué allí se ha asentado una de las mayores colonias de cigüeña blanca de Europa, por su cría en roca (bolos graníticos).
La verdad es que todo su paraje es espectacular, todo ello rodeado de senderos que hacen de un simple paseo, una delicia para la vista.

Después de acomodarnos en el pueblo, nos fuimos de ruta por el lugar aún con bastante luz.
la zona era impresionante, el silencio y la paz que se respiraba era algo singular del lugar.
Una de las cosas que quería antes de que el sol se pusiera, era buscar encuadres para esa misma noche poder realizar alguna fotografía nocturna, ya que en ese lugar el cielo y el paisaje era espectacular.

Una vez acabado el paseo y de vuelta al hotel, dimos una vuelta por el pueblo para cenar algo. Había mucho ambiente por su agradable temperatura después de un día caluroso.

Sobre las 24h regresamos al lugar, acompañado de mi mujer y mi hija pudimos observar el cielo que se plantaba por encima nuestro.
Con todo el equipo preparado nos dispusimos a realizar una de las fotos.

FOTO.

Según la planificación que anteriormente había realizado, y por la posición de la vía láctea en la composición, esta fue la primera.

Desde hace tiempo llevo formando parte de mis fotos. Me gusta formar parte de la composición para dar escala a la escena. Tampoco es que sea siempre así, ya que hay veces que se coloca otra persona o incluso nadie, pero lo normal es que aparezca yo.....y no es por protagonismo, si no, por comodidad.

Situándome en una roca, con linterna en mano, la perspectiva del lago y los Barruecos al fondo, todo ello vestido con ese cielo y la vía láctea, sería lo buscado.
Este fue el resultado.


Datos exif.

14mm.
f2.8
25" de exposición.
Iso 3200.


La segunda foto es una panorámica de todo el escenario, con el arco de la vía láctea y mi mujer formando parte de ella.
Es una serie de 16 fotografías verticales y posteriormente unidas con un programa de edición.
Un fallo que tuve en esta toma, fue al realizar las fotos con un exceso de gran angular y posterior a la corrección de distorsión de la lente, perdí arco de la vía láctea. La verdad es que fue una lástima, pero ya no se podía hacer nada, aún así me encanta.... en fin.....este fue el resultado. Espero que os guste.


jueves, 6 de septiembre de 2018

Ponta da piedade

En el Algarve occidental Portugués, dentro del municipio de Lagos, se encuentra el Cabo de Ponta da Piedade. Un escenario formado de grandes acantilados con formas caprichosas.....Agujas verticales, grutas, cuevas naturales, todo esto producido con el tiempo, por la erosión que las olas han marcado en las paredes areniscas.

En lo alto del acantilado, y por el único lugar que se puede acceder en vehículo, se encuentra el faro de Lagos o también llamado faro de punta la Piedad. Desde ese lugar y dejando el coche allí, varios senderos recorren la costa divisando desde ellos unas vistas que quitan el sentido.

Adentrándonos más a fondo y cogiendo el sendero principal desde el faro, llegamos a un lugar para mi gusto "mágico", la llamada "Ponta da Piedade". A pie del mar y después de bajar sus 183 escaleras, llegamos al final del recorrido. Un mini embarcadero muy concurrido durante el día de turistas que se aventuran en rutas en barca para visitar las diferentes grutas marinas de la zona.
El espacio era fascinante, el agua en calma con colores esmeralda y formaciones rocosas peculiares.
El ir y venir de gente era un poco agobiante, pero esa primer visita no había sido para coger un barco, ni mucho menos....era para visualizar la que sería mi próxima incursión nocturna.

FOTO.

Antes de ponerse el sol, ya estaba de vuelta allí. El lugar podía tener muchas posibilidades que el día anterior no pude ver ya que me centre en esta localización.
Anduve diambulando por la zona y vi un para de encuadres factibles y llamativos, pero como todas las cosas... lo primero es lo primero. Tampoco podía entretenerme ya que la marea estaba alta y empezaba a bajar. Necesitaba agua en esa parte de la escena, ya que si no.....la foto no sería lo mismo para mi gusto.

Ya en la "Ponta da Piedade", coloqué el trípode buscando el encuadre deseado. La composición la tenía clara.....Las escaleras y barandilla en primer plano me llevarían hasta donde yo me colocaría (no puedo faltar yo como referencia, jajajaja).
Lo complicado sería la iluminación a aportar.

Una antorcha a la derecha de la cámara a 45 grados apollada en una roca, iluminaría el primer plano sacando volumen y texturas.
Donde yo me coloqué, sería la segunda parte de la iluminación, con una linterna led lenser M7, iluminaría lo más alejado y con un movimiento de muñeca de izq a derecha, rellenaría lo que faltaba de la escena.

Este fue el resultado. Espero que te guste.


jueves, 19 de julio de 2018

Cueva de Benagil

Si hay una foto que en el tiempo que llevo realizando fotografía nocturna más trabajo me ha llevado en cuanto planificación y ejecución, posiblemente sea esta.

Se trata de la Cueva de Benagil. Una gruta marina situada en el municipio de Lagoa,  en el Algarve Portugués.

A esta cueva la única manera de acceder es por el mar, vía barco, kayak o a nado (desde la playa del Benagil).  Esta incrustada en su acantilado a mar abierto.

Desde mi casa y antes de ir a mis vacaciones, estuve planificando minuciosamente la manera de poder sacar una foto nocturna del lugar (hasta día de hoy, no he conseguido ver ninguna).
Comencé buscando información y ubicación de la misma y las posibilidades que tenia para acceder en la noche.
Todo un estudio y planificación que me dejarían dudas hasta el momento que estuviera en el lugar. La incertidumbre de varias cosas......¿Tendría protección una vez dentro en caso que subiera la marea?...¿Y si la mar se pondría mala?.

La planificación con photopills ya estaba realizada.....día, hora, vía Láctea, marea (la entrada sería con marea alta, para mientras estuviera dentro la marea estuviera bajando, sin peligro). Y por supuesto entraría con luz.


Una vez llegado al lugar....nada como ir esa mañana a la playa en familia y poder despistarme un rato para ver esa maravilla unas horas antes de la foto y sin el equipo. Me coloqué unas aletas, puse mi reloj en marcha y comencé mi travesía a nado, entre la multitud de bañistas. 
Lo que podían ver mis ojos a la llegada era algo impresionante.....según los datos del reloj fueron unos 83 metros a nado y en marea alta....(como lo quería ver). La mar estaba como un plato y tenía otra cámara más adentro como protección, ya que un guardaplayas me comentó, que en esta época, jamás el mar había cubierto toda la gruta de agua, y menos con la previsión que había para esa noche, quizá en invierno y con temporales grandes si.

Pues la suerte estaba echada. Una vez en el apartamento, decidí colocar todo el equipo necesario.

-Un bidón estanco (que me dejó mi amigo Josemi). Ahí metería el cuerpo y un objetivo angular.
-Una bolsa estanca. Trípode desmontado (columna y patas por separado. No entraba montado), dos intervalometros (por si uno fallaba), 2 linternas, una antorcha, linterna frontal, un juego de pilas de repuesto, el móvil, bañador de cambio, toalla y una sudadera.
El bidón y la bolsa estanca, metidas en una mochila de espeleo, para ir con las manos libres.

Eran sobre las 20.30h, cuando regresé a la playa de Benagil. Ni rastro de los bañistas, solo un par de pescadores y el mar en calma. 
Guardé la camiseta, las chanclas y la llave del coche en una de las rocas donde la marea no subiese......me coloqué las aletas, la mochila y a ¡Nadar!.
Sin ningun problema y contratiempo llegué a la cueva. Todo el equipo en perfecto estado.

Cómo todavía era pronto y había bastante luz aún, fuí encuadrando y componiendo para tener como protagonista la vía láctea e iluminar la escena.

A medida que iba anocheciendo, veía algo que no me gustaba nada. Estando lo más difícil planificado al dedillo, surgió un imprevisto.
"La climatología"......esa historia que no podemos manejar.....ese factor por el cual muchas noches he regresado de vuelta a casa sin un solo disparo después de tener una planificación y una idea compositiva y no poderla realizar.
En este caso fue la bruma en la costa....¡Que rabia me pudo dar..!. La Vía láctea no se veía. Bueno....¡ Que leches!!...no se apreciaba ninguna estrella por ninguna de las dos entradas.

No me quedaba otra cosa aparte de patalear que hacer lo que mejor podría con el cielo que había, no tendría otro día para volver.

Al no tener ya protagonismo el cielo, coloqué una linterna a la izq del trípode a ras de suelo para sacar texturas e información a esa parte de la arena y la roca donde yo me encaramé.
Al lado derecho, una antorcha de luz continua sobre su pie. Al ser una luz con bastante cobertura y difusa, iluminaría la cúpula sacando esas texturas brutales que tiene. Ya por último, con el mismo frontal, iluminaría la parte delantera mía.

Os dejo aquí el resultado final. Una pena la falta de la vía láctea. Espero os guste.
¡¡¡Ahhh!!! por cierto......la salida de vuelta a casa, sin problemas también, jajajaj. 






miércoles, 20 de junio de 2018

Exposición de Bonsái Ciudad de Santander

El arte de los bonsáis se originó en China hace unos dos mil años, como objeto de culto para los monjes taoístas. Para ellos era símbolo de eternidad, el árbol representaba un puente entre lo divino y lo humano, el cielo y la tierra.

Fue llevado a Japón hace unos 800 años, donde se perfeccionó y evolucionó al arte actual.

Durante siglos la posesión y el cuidado de los bansáis estuvo ligado a los nobles y as personas de la alta sociedad. Según la tradición, aquellos que podían conservar un árbol en maceta tenían asegurada la eternidad.

Un bonsái no es una planta genéricamente empequeñecida, consiste en el arte de cultivar arboles y plantas mediante técnicas, como el trasplante, la poda, el alambrado, el pinzado, etc....

Si se cultiva adecuadamente, sobrevivirá el mismo tiempo que un árbol normal de la misma especie, pero si lo hacemos de forma incorrecta probablemente morirá.

Un bosái suele exponerse en un tokonoma acompañado de un cartel (kakemono) y una planta de acento (Shitakusa) o un suiseki (piedra-paisaje japonesa), aunque en este caso lo apropiado sería denominar a esta piedra como tenseki, ya que sólo se trata de piedras que representan la estación del año (invierno, primavera, verano u otoño) con relación al bonsái y no necesariamente tienen las características propias de un suiseki.

A través de las exposiciones podrás ir viendo desde aquellos bosáis que empiezan actualmente su formación a aquellos que se encuentran ya en un nivel avanzado.
Yo mismo tuve la suerte de poder acudir a la II Exposición de Bonsái Ciudad de Santander "memorial José Ontañón" invitado por un amigo, Edu.
En esas jornadas, pude contemplar numerosos ejemplares, todos debidamente cuidados con minucioso mimo. Aprendí bastantes cosas de este mundo tan desconocido para mí y pude disfrutar realizando fotografías.

Quisiera agradecer a Eduardo por su invitación y su atención y a todo el equipo que forma la Asociación Bonsái Cantabria. Aquí os dejo las fotografías que pude realizar en esta sesión. Espero que os guste.


































Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...